Cómo entender a tu madre te hará mejor pareja

La relación con la madre siempre suele ser algo complicada, genera en ti emociones encontradas e ideas que se contraponen. Te tira como una soga en el cuello, a veces te sofoca, otras te apachurra entre ella y la pared.

Pero la madre es sagrada, por lo menos la idea de “LA MADRE” - así con mayúsculas- lo es. Así que intentamos no pensar mucho en todo eso que nos desagrada o le criticamos al fondo de nuestra alma. Sin embargo es innegable la influencia que tiene en tus relaciones de pareja.

Tu madre influye en tus decisiones, en tu forma de ver a tu pareja, en la forma de comprometerte y hasta de amar. Y lo hace tanto de forma inconsciente como consciente. ¿Qué tanto ha influido? y más importante ¿Su influencia te está haciendo más feliz o infeliz? De esto va el post de hoy.

entender a madre mejor pareja-02.jpg

¿Cómo influye tu madre en ti?

Siempre pensé que mi madre y yo éramos completamente opuestas. Cuando le dije que no quería casarme, se decepcionó de mí. Cuando le confesé que hijos, jamás, se preocupó en silencio. Cuando me declaré atea agnóstica, negó repetidas veces y luego culpó a mi pareja de ese pensamiento.

En más de una ocasión le pregunté por qué ella creía lo que creía, por qué me presionaba a seguir lo mismo y ella me explicó, como quien revela la entidad del universo: Esa es la manera en que se hacían las cosas en mi casa.

Recuerdo que en aquél momento, varios años atrás, sentí que aquella respuesta carecía de fundamento, que era la manera más fácil de obligar a alguien a creer algo. Así que me opuse rotundamente a la idea. Pero había muchas cosas detrás que no fui capaz de ver en ese momento y que ahora quiero compartir contigo.

Tu madre influye en ti


🌟 De forma consciente

Sus padres le dijeron qué tenía que hacer, qué era importante para la familia y cuáles eran las conductas deseadas y esperadas de su parte. Tu madre apropió todo esto a su manera y desde el momento en que naciste, intentó traspasar esas enseñanzas.

Desde que eras una niña debiste notar su insistencia en ciertos comportamientos deseados o te taladró la mente con sus expectativas, con lo que quería que hicieras y fueras.

Y tú eres bastante consciente de ello, tu madre también. Puede incluso volverse una lucha de ideas y modos de entender la vida.

Cada una de nosotras carga con la figura de su madre a cuestas, ya sea que hayas decidido trabajar en sinergia con ella, siguiendo y cumpliendo las enseñanzas, o que actúes en contra respuesta, haciendo todo lo que ella considera indeseable, de una u otra forma, no estás siendo tú.

Ser rebelde u obediente es seguir sin ser tú misma


Sigues respondiendo a la influencia materna.

cristina-gottardi-974984-unsplash.jpg

Lo que juzgamos sin conocer

Terminaremos repitiendo sin querer.

🌟 De forma inconsciente

Más allá de lo que sabe tu madre de sí misma, está lo que desconoce, lo que se queda en el inconsciente y que guía sus acciones sin que ella se percate del tema. Tú también tienes tu parte inconsciente eh.

Este inconsciente está marcado por tres niveles: El individual, que responde a las experiencias, el familiar, que responde a los deseos del clan y el colectivo, que son arquetipos visibles en todas las culturas del mundo.

Así como tú, tu madre tuvo que atravesar su propia infancia, que de una u otra forma la dejó marcada, ya sea por el abandono, la sobre exigencia, la ausencia, etc. Ella viene lastimada de su propio pasado.

Y tú sufriste sus propias heridas que manifestaba de formas particulares.

Cada mujer acompañó y sufrió las heridas de su progenitora.


Luego en el nivel familiar, está el inconsciente del clan. ¿Qué es el inconsciente del clan? Se refiere a la herencia de expectativas, duelos irresueltos o miedos que su línea ascendente le heredó - y que por supuesto, heredaste también - por ejemplo, miedo al parto por una historia de muertes tras dar a luz, o miedo al compromiso por una historia de matrimonios fallidos, o creencias sobre el género masculino debido a experiencias repetitivas en el clan.

Todas, de forma inconsciente, tenemos un contrato con el clan, una lealtad incuestionable que determina muchas de nuestras acciones, aunque nos alejen de nuestros verdadero deseos.

Y para finalizar, el inconsciente colectivo,


d044a8530b84ffab7127ceebad010ee4.jpg

El arquetipo de la madre

Un principio regidor e internacional que “dicta” la forma de ser de La Madre y que, muchas veces, posee a la mujer que no se ha encontrado a sí misma en el camino de la maternidad.

La línea materna & el amor

Es vital entender la línea materna cuando somos mujeres y más si nuestros problemas de vida están ligados a las relaciones de pareja. Verás, en la antigüedad, cuando los seres humanos aún no desarrollaban civilizaciones, los hombres cazaban y las mujeres cuidaban a las crías.

Para el hombre, sus instintos de supervivencia estaban fuertemente enfocados en la fuerza física, los sentidos y la capacidad de reacción. Pero para la mujer estaban enfocados en la elección de pareja y el cuidado de sus bebés.

Elegir un hombre y la forma de relacionarse con él, le garantizaba la vida. Su relación con el hombre era cosa de vida o muerte.

Para nuestros antepasados femeninos, la relación de pareja era algo de vida o muerte.

Y cuando se instauraron las civilizaciones en un sistema social que no favoreció la independencia de la mujer, la historia continuaba siendo la misma. El hombre, proveedor de seguridad, alimento & prestigio, representaba la supervivencia de la mujer en una sociedad que le impedía saciar sus propias necesidades.

Es por esto que nuestra psicología evolucionó de forma tal que la mujer tiene muchas características relacionadas al cuidado, la conexión y


¿Como romper los patrones y la influencia de la madre?

El primer paso es hacer consciente para ti misma cuáles son esos patrones familiares. ¿Qué se repite una y otra vez en su historia familiar? ¿Cuáles son las decisiones que se toman casi siempre independientemente de las circunstancias?

Ahí tenemos el patrón.

¿Cómo lo averiguamos? Investigando nuestra historia familiar y escribiendo para hacerla visible ante nuestros ojos. Eso nos da un panorama concreto sobre el cuál trabajar, tenemos que determinar el origen del patrón y tomar decisiones que rompan la secuencia de eventos.

Y muy importante: Aprender a perdonar a nuestra progenitora.

Cultivar la empatía para entender las heridas que nos causó sin pretenderlo y los fallos que, desde nuestro panorama, cometió.

Perdonarla a ella es también perdonarte a ti misma.

¿Quisieras indagar más en tu historia familiar para comprender tus miedos & resistencias respecto al amor?