¿Cómo me escucho a mí, entre tanto ruido?

— ¿Pero para qué vas a leer esto? Si ya sabes que es inútil, no hay forma de que puedas arreglarte. 

— ¡Oh calla! ¿No ves que lo estoy intentando? Estoy segura que puedo encontrar una forma de sentirme mejor con quien soy. 

— Que es una pérdida de tiempo, te lo digo yo. ¿No me crees? ¿Recuerdas lo que pasó la última vez? Ajá, eso. Que te compraste como 5 libros y no hubo cambio, tú eres el problema. 

— ¡Joder tía! ¿Hay alguna manera de que te calles de una puta vez? 

— ¡Pero si yo soy tú! ¿Cómo vas a callarme?

Conversación casual, 12:34pm, click de Pinterest


Cariño, que cuando la voz de tu cabecita pasa de un "Me odio" a un "Tía, you are the best" ni el confetti en la boca ni el plantón del novio, te quitan la genialidad. 

oirme a mi misma-02.jpg

¿Esa es mi voz?

¿Esa es mí voz? Es lo que te preguntarás cuando termines de leer esta entrada, sweetheart, porque por mucho tiempo has dejado a tu voz enterrada en algún lugar recondito de tu ser, a veces media escuchada y otras 100% ignorada. Le vienes clavando el visto desde hace años y ha llegado la hora de darle el lugar que merece. 

Tal vez en este momento no lo sepas o tal vez lo has escuchado hasta el cansancio y sigues sin saber cómo hacerlo. Pero escucharte a ti misma es uno de los pilares fundamentales para tener una buena relación contigo misma.

Escucharte a ti misma es un pilar para aprender a quererte.

Siendo francas, las mujeres nos solemos tratar muy mal, nos llamamos de todo menos guapas. 

Te exiges con frecuencia, te pides imposibles o te rindes antes de si quiera intentarlo. Te miras al espejo y lo que menos sale de tus labios son halagos, te pasas el día repitiendo pensamientos de lo que hiciste mal, de dónde fallaste, de lo que debiste decir. Eres un flagelar andante. 

yzma.gif

CONOCERSE & ESCUCHARSE A UNA MISMA

El conocimiento de una misma es un camino que se transita siempre, porque siempre estás cambiando, evolucionando, retrocediendo, aprendiendo, avanzando, cayendo y levantando esas nalgas del suelo. 

Así que en estos momentos debes tener claro que conocerte a ti, descubrirte y entenderte es un paso fundamental para vivir desde el sentido y la autenticidad. 

Sí, te lo vienen diciendo desde la época de piedra (Vale, me he pasado. Sócrates no es tan viejo) y lo tienes clarísimo, ahora el asunto es ¿Cómo corno lo consigo? 

Bien, pues puedes empezar por escucharte a ti misma. 

— Eh Gaby ¿Qué no es lo mismo que conocerme? 

— Mi estimadisima flor, no lo es. Pero es la primera parte. La iniciación del recorrido, claro está. 

Porque conocerte a ti misma conlleva muchos elementos más, desde tu pensamiento crítico, tu postura ética, tus valores, tus emociones, tus aspiraciones & el sentido / propósito que has delimitado para tu vida.  

Y para saber todo eso, primero tienes que empezar por hacer caso a lo que te dices a ti misma, a cómo haces tu pensamiento consciente y cómo te tratas en tu día a día. Vamos a ello. 

 

LA MULTIVOZ, ASÍ ME LLAMAN. 

Tuve una amiga con trastorno Borderline, ella me contaba cómo escuchaba voces diferentes y a veces no reconocía si venían desde dentro de su mente o desde el exterior. Y aunque hoy no vamos a hablar de enfermedades mentales y que espero que tanto tú como yo estemos capacitadas para discernir la realidad de la ficción, sí que escuchamos más de una voz.

La voz de todo lo que debemos hacer, es la voz social, nuestra especie es la única que llega al mundo a ser moldeada, no tenemos una naturaleza que nos defina qué debemos hacer y somos la única especie, actualmente, que es consciente de su existencia. 

Por tanto las reglas sociales se nos incrustan como espada a media garganta, a tal velocidad que cuando somos conscientes de ello ¡Es muy tarde! tenemos entretejido en la piel todos estos "deberías" 

Los deberías de tus padres, los de tus maestros, los de tu círculo social, los de tu pareja y exparejas. 


Deja de cargar con todos los “deberías” que te han impuesto, recuerda ¡Eres libre!

 

EJEMPLOS! (Míos míos, 100% real, no fake

1.- ¡NO! ¿Qué no estás pensando lo que puede pasarte? Te vas a enfermar si se te ocurre mojarte, quédate aquí. Quieta. 

¿Veredicto? Es la voz de mi madre. Lo que me dijo (y me dije) la tarde que corrí y bailé y canté bajo una torrencial lluvia, ante la mirada estupefacta de quienes se arremolinaban bajo las cornizas. Ni me enfermé y me sentí la chica más libre del espacio sideral. 

2.- ¿Pero quien te piensas? No Gabriela, a nadie vas a convencer con tu propuesta. Yo te digo que continúes en este trabajo que te pagan muy bien ¿Por qué arriesgarte y exponerte al ridículo? ¿A que nadie confíe en ti, a que nadie te compre? 

¿Veredicto? La voz de mis colegas. Siempre recordándome que en el mundo profesional no tienes nada que aportar, que como tú mil más y que es un esfuerzo vano intentar generar algo con sustancia y entrega. Y eso no ha impedido que esté aquí, contigo. Guiándote poco a poco en la búsqueda de ti misma. 

3.- ¿Quién te va a querer con esas lonjas de más? ¿Quién te va a hacer caso siendo tan rara como eres? ¡Nadie Gabriela! Acéptalo y deja de ilusionarte. 

¿Veredicto? El primer chico que me gustó, cuando me rechazó. Esa voz por poco hace que mande al carajo a Antonio, el maravilloso (y a veces insoportable) chico con el que llevo 9 años geniales y que han sido años en los que he aprendido que el amor no es todo lo que me dijeron que era. No era mi peso, ni mi entrega, ni desvivirme, era mucho más. 

A lo que voy: Necesitas callar el ruido externo, las otras voces, porque esa no eres tú querida, son tus fucking miedos. Son todos los prejuicios heredados, no tu propia búsqueda de ti, de la plenitud, de la felicidad.


 

ivana-cajina-794814-unsplash.jpg

No dejes que tus fucking miedos ganen!

APRENDER A bajar el ruido externo

El mundo está todo el tiempo lleno de ruido, no podemos cerrar los tímpanos y hacernos las que la virgen nos habla. Porque todo grita, los carteles horrorosos de la calle con propuestas agresivas de venta, los coches que crujen, las personas que silban sus claxones, que gritan madres y que piden padres. Joder, hasta el ruido de los viejitos que te avientan mensajes 100% acoso. 

Confesaré que yo no salgo sola sin audífonos, así me evito la incomodidad de los gritos de tipos asquerosos. 

Ejem, vuelvo. 

El punto es que cuando llegas a ponerte más ruido para acallar el ruido, es momento de parar. Si tu tienes todas esas voces, como yo, y no te habías dado cuenta, ahora seguro quieres encontrar tu voz.

Para callar el ruido primero deberás querer hacerlo. Esto implica: tiempo. Tiempo para ti y nadie más. ¿Practicas Journaling? Este sería un muy buen momento para iniciarlo, aquí tienes un post al respecto. También la herramienta del Tarot & lectura de Oráculos es una excelente herramienta de autoconocimiento, más allá del halo esotérico que le rodea.