Esta es la peor forma de pelear con tu pareja

¿Discutes con tu pareja constantemente?

Las peleas en la pareja son la cosa más normal del mundo, se trata de dos personas que vienen de mundos diferentes y que intentan, con más o menos éxito, crear un nuevo pequeño mundo.

Ya sea una familia o simplemente vivir juntos, es toda una odisea a la que muchas parejas no logran sobrevivir. Y, contrario a la creencia popular, la mayoría de ellas no se separan por una infidelidad o por celos, lo hacen porque llega un punto es que es imposible escuchar, entender y llegar a acuerdos con el otro.

Lo creas o no, las peleas pueden ayudar muchísimo a que una relación mejore, pero si se hacen mal, pueden acabar con tu relación. En el post de hoy voy a revelarte las formas de pelear en pareja y cuál puede ser la más dañina para una relación. ¿Lista?

peor discutir pareja-02.jpg


¿Pelean sin llegar a nada?

El otro día una chica me decía “Mi pareja y yo no peleamos, hablamos las cosas sin gritos y sin arrojarnos cosas” y le pregunté si esas charlas alcanzaban su objetivo, ella me confesó que no.

Y es verdad que hablar con tu pareja de forma civilizada es mucho mejor que terminar gritándose, ignorándose o que uno de los dos acabe azotando la puerta al salir para dormir en el sillón.

O peor, parejas que luego de una discusión, dejan de hablarse, se ignoran mutuamente y aunque se vean en el mismo espacio, fingen ser completos desconocidos, ¿te suena?

Ya sea que se griten, tú grites y él te ignore, él evada el tema y tú insistas, ya sea que él te esconda cosas y tú las descubras… si cuando discuten no logran cambiar la situación, tienen problemas de comunicación.

Aquí te comparto un episodio del podcast donde te cuento por qué la comunicación con tu pareja debe ser intencional.


Él no entiende & no cambia.

Probablemente en este momento de tu relación sientes que él no está haciendo bien las cosas. Muchas mujeres que me escriben me relatan los mismos problemas y disgustos con la forma de discutir de sus parejas.

Él es muy terco, no escucha nada de lo que digo.

Él siempre está a la defensiva.

Él me cambia el tema o simplemente me ignora y se va.

Él dice que estoy exagerando todo.

Él minimiza mis problemas.

Él me dice algo y luego hace otra cosa.

 

Y otras variantes. Pero todo podemos resumirlo en 3 conductas:

Confrontación: Cada que tocan el tema, el punto de vista es completamente opuesto al tuyo y está dispuesto a imponerlo a toda costa, tú también, y ninguno de los dos cede a las intenciones del otro.

Ni tú ni él escuchan al otro, solo oyen lo suficiente para poder responder.

Te recomiendo leer el post sobre “¿Discuto sobre tonterías con mi pareja?”

 

Huida: Tú quieres tratar el tema, ya has buscado ser dulce, exigente o gritona y no hay forma, cada que empieza a asomarse el tema en tus palabras, él bloquea la comunicación.

Cuando la discusión va por donde no quiere, escapa de la habitación.

Llega un momento en que te contesta con monosílabos, dándote el avionazo.

Intenta cambiar la conversación o te intenta calmar con palabras dulces o con un “todo va a estar bien”

 

Desinterés: Tratar el tema le resulta indiferente. No hace el esfuerzo de hablar las cosas, pasa totalmente de ti y de tus problemas.

Te deja en visto en whatsapp

Cuando regresa a casa te dice que está muy cansado y que será otro día.

Te responde “Ya vas con eso otra vez” o bosteza o se duerme.  


 También puedes ver el vídeo sobre el tema aquí :

¿Cuál es tu patrón al discutir?

Las mujeres solemos ser seres de patrones y conductas repetidas, nos aferramos a la forma de hacer las cosas que creemos las correctas así estas no sean eficientes.

Además, las mujeres tenemos por puro chip integrado, más facilidad para compartir nuestros sentimientos, emociones y disgustos, aunque esto no significa que lo hagamos precisamente bien.

También somos más capaces de leer situaciones que a un hombre la pasarían inadvertidas: muecas, sarcasmos, dobles intenciones, entre otras. Y esperamos que él también sea capaz de hacerlo.

Ya hablaré de ello en un post específico sobre diferencias para comunicar entre hombres & mujeres.

A lo que quiero llegar aquí es que tú también tienes una forma de discutir que tal vez no has analizado, ¿Eres una mujer que confronta, que escapa, que es agresivo-pasiva?

A las mujeres nos gusta castigar con las palabras, ya sea con su ausencia o con palabras hirientes. Sabemos dar donde más duele y lastimar a nuestras parejas para que cambien su conducta.

Pero también nos enfrentamos al dilema que representa expresar nuestras emociones en desorden, sin objetivo y sin idea de qué nos pasa. Estás en extremo confundida pero aun así inicias conversaciones que terminan confundiendo a tu pareja.

 

3 niveles de discusion-02.jpg

 

Los 3 niveles de las discusiones en pareja:

 

El Nivel “Así soy”

También llamado El aprendido por observación:

Cuando somos pequeñas, las mujeres tenemos una impresionante capacidad de aprender de nuestro entorno y más específicamente de nuestra madre. Además, heredamos un código genético que, según la epigenética, recuerda el peligro y los miedos a los que nuestros antepasados se enfrentaron.

Es así que la forma en la que comunicas es aprendida de la forma en la que tu madre, abuela, tía y demás miembros femeninos lo hacían. A eso le sumas lo aprendido a través de novelas, películas, anécdotas de otras personas o hasta personas conocidas a las que viste discutir.

Nadie te enseñó a hacerlo, lo hiciste a base de observación y de 2 mecanismos: En sinergia o en contrareacción.

Por ejemplo: Tus padres discutían a gritos, la casa se llenaba de portazos, voces inentendibles y palabras altisonantes.

⚡ Si tu mecanismo es en sinergia, cuando tengas pareja vas actuar elevando la voz, imponiendo tu punto de vista o siempre a la defensiva.

⚡ Si tu mecanismo es en contra reacción, no querrás repetir el patrón de tus padres entonces evadirás la conversación, no responderás o simplemente no hablarás de tus emociones con tu pareja.

Como puedes darte cuenta ninguna de las dos es efectiva para llegar a acuerdos con tu pareja, pero es el modelo que tienes por herencia, es la base de tu conocimiento en discusiones de pareja y aunque no sea efectivo en este momento, puedes hacerlo funcionar.

Este es el primer nivel ya que es, por decirlo de alguna forma, el software preestablecido que tienes integrado cuando empiezas una relación.

 

El nivel “Pues así quieres que te trate”

También llamado El moldeado por tu pareja:

Al compendio de aprendizajes que tienes ya incluidos en el chip les llamamos “Sistemas de Información” y son personales. Cada individuo tiene el propio y estos entran en interacción con otros.

Por supuesto no es lo mismo entrar en interacción con tus padres — con los cuales compartes un montón de ese sistema — que entrar en relación con tus compañeros de trabajo o tu jefe.

Tal vez la relación que más nos confronta con nuestro sistema de información, es la relación de pareja pues con ella es con quien intimamos a un nivel profundo y esa persona tiene un sistema muy diferente al nuestro.

En este nivel, que se da aproximadamente entre el 1 y 4to año de relación, nuestra forma de hacer las cosas entra en choque con la forma que tiene nuestro novio de hacer las suyas.

Y es aquí donde te adaptas a tu pareja y él a ti. Continuemos con el ejemplo anterior y supongamos que tú actúas en sinergia con tus padres y eres una mujer que suele elevar la voz y siempre estás a la defensiva.

Él es un tipo relajado, intenta no tomarse nada demasiado personal y cuando discuten es de los que prefiere darte la razón para no generar más caos. Ese es su sistema de hacer las cosas.

Pero asumamos que hay un problema: él tiene una amiguita con la que se lleva fenomenal y a ti te vienen dando arranques de celos graves. Intentas hablar con él, siguiendo tu forma de hacer las cosas (elevas la voz, impones, retas) y él se toma todo relajado, te dice que no es grave, que es solo una amiga, que no te preocupes. Te dice que sí a todo pero… vuelve a salir con ella.

Tú vuelves a hablar con él, una, dos, tres veces. Como él no cambia, tú aumentas la agresividad a ver si de una buena vez entiende — adaptándote a su falta de respuesta —. ¿Y qué pasa? Que él se adapta también, a su propio modo. Si cada que sabes que él sale con esa amiga te pones como un demonio, él empezará a ocultarte lo que tanto te molesta.

¿Eso arreglará el problema?

¡Claro que no!

Sin embargo, ambos se han adaptado al otro. En este nivel es en donde más surgen los conflictos, las peleas y los disgustos.

Pero aún hay un interés genuino de ambos de resolver las cosas, aquí con ayuda de un profesional, pueden aprender a comunicarse de forma eficaz y que respete su carácter y personalidad pero que sí funcione.

Aquí es donde herramientas como el eneagrama sirven de manera fabulosa.

heather-barnes-1553178-unsplash.jpg

Conocer a tu pareja

Saber cómo actúa, cómo reacciona y cuáles son sus miedos, te ayudará a resolver mucho mejor sus conflictos.


En este nivel es donde, si no se busca ayuda, se presentan las infidelidades y las relaciones ping pong de cortamos y volvemos, cortamos y volvemos.

 

Pd. Si tienes un problema con las amiguitas, aquí hay un episodio del podcast sobre ello:

El nivel “me rindo con esta mierda”

También llamado El nivel de la apatía:  

Cuando él nos siente “seguras” puede desarrollar este completo desinterés por nuestros problemas. Cree que da igual que pase, tú y él seguirán como siempre. También es posible que él ya no esté queriendo compartir proyecto contigo y por eso esté dejando morir la relación.  O que sienta que todo está perdido.  

Ya no hablan ni intentan sacar los temas que les molestan, ambos están hartos de que peleen por lo mismo, de que no lleguen a ningún lado y hasta han evolucionado al punto de saber cómo va a contestar el otro, qué dirá, qué reclamará, etc.

Básicamente se han rendido, ya no pelean porque ya no se interesan.

Se han convertido en 2 robots conviviendo juntos.

Este nivel está caracterizado por la apatía, indiferencia y desinterés total de ambos. Cuando la pareja ha caído ya aquí, es urgente que busquen ayuda profesional si quieren salvar su relación.

Porque ya han agotado la motivación, las ganas de intentarlo, han gastado los intentos en formas fallidas de comunicación… la separación y ruptura está a la vuelta de la esquina si no se toman cartas en el asunto.  


¿Estás en el 2do o 3er nivel y quieres cambiar la situación?

Agenda una sesión de diagnóstico gratuita