Los 3 tipos de deudas emocionales ¿Con cuál lidias tú?

¿Qué deudas emocionales llevas contigo? ⚡️


Las deudas son horribles, generan un estrés tremendo que quita el sueño y afecta nuestras relaciones. Las cuestiones del dinero son desgastantes

¿Pero qué pasa con las deudas emocionales? ¿Qué son y por qué aseguro que cargas con una que otra? Descúbrelo en este post.

heridas emocionales 1-02.jpg

¿Qué son las deudas emocionales?


Son esos asuntos que por una u otra cuestión se quedaron en puntos suspensivos [...] 💔y hay 3 tipos de deudas:


➡️ Lo que pudo ser pero no fue.


Son las cosas que dejaste a medias por una razón fuera de tus manos o de tu valentía. Palabras que no dijiste, oportunidades que dejaste ir, retos que no tomaste y que a la fecha te traen sensaciones de arrepentimiento. .


➡️ La traición a mí


Este nivel es más inconsciente, es la sensación de que te has fallado, de que la persona que querías o creías ser no se amolda con la tú presente. ¿Trabajas en algo que no querías hacer? ¿Le fallaste a alguien a quien nunca pensaste fallar? ¿Hiciste cosas que creíste nunca serías capaz y te mostraron una tú que no te agradó?


➡️ La transgeneracional


La deuda que quedó a deber un ancestro. Ya sea tu madre o tu abuela quien no cumplió una promesa o quien creó compromisos en tu nombre “Mi hija logrará trabajar en lo que yo no pude” “Mi desendencia no volverá a sufrir por un hombre nunca más” “Ella elevará el prestigio familiar” etc.
Deudas que muchas veces están ligadas a las heridas de nuestra línea materna 💫 y qué sin pretenderlo las cargas como si fueran tuyas y te sobre exiges o te vuelves de determinada manera no por ti ¡Sino por las deudas familiares! .

¿Reconoces el tipo y origen de tus propias deudas? 👀


¿Pagar, romper o quedar a deber las deudas emocionales? 🧐



Lo evidente sería que las deudas, en general, se tienen que pagar. ¿Pero aplica lo mismo en todas? ¡Claro que no! .


Las deudas emocionales también acumulan réditos, cuando te das cuenta, saldarla no te sale a cuenta, no puedes ¡Imposible!

🌙 Probablemente una deuda en tu infancia con un familiar que ya no está, sea imposible de saldar, tal vez no le dijiste lo que querías decirle, tal vez lo lastimaste y no pudiste pedirle perdón. Evidentemente hoy en día es imposible que consigas cerrar el ciclo y hacer lo que en su momento no hiciste. .
.
¿Entonces? Tienes que soltar. 
Tendrás que aprender a reconocer la deuda y aceptar el coste emocional como trabajar el perdón propio y dejar ir el arrepentimiento que ya no tiene salida. .
.
🌙 Pero ¿Qué tal si hablamos de un ex al que no le dijiste sus verdades o una carrera que abandonaste porque no te sentiste capaz? ¡Puedes pagarla! Costará, claro, pero puedes hacer lo que no has hecho y cumplir tus propias misiones personales. .

🌙 ¿Y las deudas emocionales transgeneracionales? ¡Ains! ¡Imagínate los intereses de esas deudas, corazón! Probablemente muchas de esas deudas no te correspondan ni te resuenen en tu verdadero yo, y sin embargo te jalan como un imán a ser cumplidas. 

En este caso debemos: .


➡ Descubrir el origen de la deuda.
➡ Analizar qué debes hacer para saldarla.
➡ Cotejarla con cómo ha influido en tu vida.
➡ Evaluar si vale la pena o el coste es excesivo.
➡ Decidir pagarla o aprender a romper el pacto de sangre.


¿Te interesa conocer tus deudas emocionales y saber, con seguridad, qué hacer con ellas?