đź’” Mi historia con un amarre de amor ÂżFuncionan?

Nunca me imaginé que un día estaría contando esto, de la vez en que la desesperación me hizo recurrir a buscar cómo hacer un amarre de amor efectivo y casero.

Mucha gente en internet te enseña como hacerlos, que si con magia blanca, que si con magia negra o del tipo “endulzamientos” pero nadie te habla de su experiencia en primera persona, todo se mantiene en una nube de humo, al final cualquier cosa de esas nos parece más una estafa en toda la cara.

Es algo muy curioso y quiero ponerte en contexto o en por qué deberías leer este post hasta el final: Yo no he sido de las que creen en magia, ni blanca ni de color, era escéptica a cualquier cosa no comprobable ni medible, estaba muy conectada a mi energía masculina que buscaba la objetividad y el raciocinio en cada cosa.

Y fue justo en ese momento, en el que más intelectual (y superior) me creía, que terminé navegando en internet buscando cómo hacer el dichoso amarre de amor. ¡Ironías de la vida!

 

¿Por qué recurrir a la magia en el amor?

Bueno, lo primero es matizar qué crees tú que es la magia, si investigas tan solo un poco en internet descubrirás que hay muchos tipos de magia y las personas usan la palabra a diestra y siniestra sin saber exactamente a qué se están refiriendo.

¿Crees que es lo mismo una bruja y un mago? ¿Sí, no? ¿Por qué?

Esto es lo que deberías preguntarte antes de hacer un amarre de amor. ¿Lo harás tú misma, pedirás a alguien que lo haga por ti? ¿Con qué energías quieres trabajar?

No es para nada lo mismo enterrar cosas en un cementerio que hacer un ritual de Luna Llena.

Pero bien, tal vez justo ahora estés como yo hace unos años: Sin saber nada de esto y solo buscando alivio al dolor tan grande que tienes en el centro del pecho.

Porque esa suele ser la motivaciĂłn principal cuando nos acercamos a los amarres de amor: Mitigar el dolor y desaparecer el miedo al abandono.

amarre-amor.jpg
 

ÂżAmarrar o no amarrar?

Como te decía antes, buscas la magia del amor cuando estás desesperada, no antes, usualmente. Las “brujas, chamanas” que ofrecen sus servicios en internet como en tu colonia, lo saben, es por eso que siempre se dirigen a mujeres con amores imposibles: ¡Conquístalo y haz que piense en ti siempre! o a mujeres cuyas relaciones establecidas están sufriendo una crisis: “Apártalo de esa mujer y recupera su amor para siempre”

La verdad es que todos estos rituales parten de una misma base que es realmente perjudicial: Van en contra de la voluntad de la persona. Y es bien probable que cuando entres en Pinterest o en Google uses “Amarres caseros” o “Amarres de magia blanca” porque de alguna manera sientes que lo que estás haciendo no está bien y quieres que tenga el menor riesgo posible.

Esto llévalo presente: Lo que das, lo que pides, te será regresado.

Y eso ya es un avance, la desesperación y el dolor puede llevarte a recurrir a los amarres más oscuros donde incluso pidas la muerte de alguien más (como la amante, por ejemplo) y ahí, hemos pasado cualquier barrera y no nos importa nada ni nadie, es un acto egoísta total y completamente que atenta incluso contra la persona que lo ejerce.

Vibrar desde el miedo y el egoĂ­smo

Lo primero que hice cuando decidí hacer el amarre fue googlear, no confiaba (irónicamente) en nadie de mi ciudad para hacerlo, no me veía entrando en un local por un volante colocado en un poste de luz. Además de que no quería nada demasiado complejo.

Y es que la verdad estaba más asustada que desesperada, porque en el momento en que hice la búsqueda y teclee “Cómo hacer un amarre de amor con magia blanca” me di cuenta que eso nunca le hubiera ocurrido a mi “Yo anterior”, esa simple búsqueda me estaba revelando más de mi misma que de mi relación.

¿Por qué estás haciendo esto? ¿Qué diablos ha pasado en tu vida para que ahora estés haciendo esta búsqueda? ¿En qué momento te fuiste tanto de ti misma? era lo que me preguntaba.

Pero eso no me detuvo, continúe revisando páginas, recomendaciones, rituales: ¿Quemar fotografías junto con una vela y azúcar? Bien, eso no sonaba tan mal. ¿Amarrar un hilo rojo durante toda la noche? ¿Conseguir un objeto personal y enterrarlo?… ok.

Lo intenté.

No conseguí resultados. Luego de un par de días, me desesperé. Lo cuál seguía hablando de que quería soluciones mágicas e inmediatas, no quería esperar ni trabajar por obtener resultados propios. Así que pensé en contratar a alguien que lo hiciera por mí.

Pensaba “Tal vez es que no me lo creo suficiente o que no tengo cualidades para la magia ¡Yo qué sé!”

Todas mis acciones hablaban más de mí, que de mi relación mi pareja. ¡Pero no lo quería ver!

Fue ahí donde, buscando buscando, conocí el término de “energía” no me malentiendas, de conocerlo lo conocía, pero nunca lo había visto aplicado de esa forma: ¿Vibras en la misma energía que tu pareja? preguntaba la mujer. Y yo me sorprendí a mi misma pensando: No, no vibramos en la misma energía.

Mi energĂ­a, mis pensamientos repetitivos, mi inconsciente y mis reacciones corporales solo estaban comunicando miedo, ansiedad y egoĂ­smo. ÂżCĂłmo querĂ­a recibir amor y seguridad si yo emitĂ­a todo lo contrario a mi pareja?

justin-groep-0CTiOp0Zwrg-unsplash.jpg

Vibra con la energĂ­a que quieres recibir

Si tu energía vital vibra en aceptación, amor y comprensión, la de tu pareja se sincronizará.

Y sí, puede que ahorita mismo frunzas el ceño y me creas loca, porque yo también era totalmente escéptica a esto, a la magia, a la energía, al alma. Era casi atea. ¿Cómo me iba a tragar que si mi energía interior cambiaba mi relación cambiaría también?

Bueno, francamente fue una sorpresa conocer el término y encontrar una respuesta que no estaba buscando: Si quería hacer un amarre, lo que conseguiría no sería amor, sino un eco de mis miedos, mi egoísmo y mi manipulación.

Si querĂ­a amor, tenĂ­a que empezar a cambiar yo.

Y el amor, como energía también, fluiría de regreso. Eso fue hace años, ahora me siento muy feliz de haber apostado por aprender más sobre las energías y cómo conectamos con los demás a través de ella y no haber preferido el camino “sencillo” de manipular por mis deseos egoístas.

Sé que suena duro, estuve ahí, pero si crees que hacer un amarre de amor partiendo de las cosas externas (como una “bruja” o de velas, fotos, azúcar, etc) entonces no estarás trabajando con lo que realmente va a hacer la diferencia: tu esencia.

Tu esencia es tu verdad y tu energĂ­a es tu propia magia.

Cuando aprendes a usarla, eres dueña de ti misma.

¿Qué te llevó a buscar hacer un amarre de amor? Cuéntamelo y puedo orientarte en los comentarios, estamos en confianza.