Por esto me divorcié del teclado

Si Gutenberg viera lo que hoy se puede hacer con un celular, fijo que se vuelve a morir.

Y es que el pobre no logró ver ni el impacto de su propia imprenta y ahora la escritura se ha vuelto tan accesible que se puede hacer con solo las yemas de los dedos. 

¡Arre pariente! 

La pluma y el papel han sido reemplazadados por celulares, tablets y computadoras. Ya no solo en los centros educativos (que han generado diversos debates pedagógicos) sino que nos están reemplazando todo. Lo confieso, hubo un rato en que el teclado y yo vivimos un tórrido romance. 

Nos comprometimos y toda la cosa. No fue hasta que retomé el hábito de escribir a mano (Un poco infiel yo) que recobré consciencia de que mi verdadero amor siempre fue la pluma y el papel. Hoy el teclado y yo somos solo colegas de trabajo. 

En el día a día esta forma digital de comunicarse está acaparando y relegando otras formas de relacionarte, incluso contigo misma. Así que hoy vengo como Teresa, de la sonrisa triste, para reencantarte con la escritura a mano. Trae tu pluma favorita que después de esta entrada vas a despertar esa muñeca dormida. 

me divorcie del teclado-01.jpg


Tal vez fue mi maestra de derecho de la información, que me enseñó que al escribir a mano, puedes convertir un tema que no te interesa nada en un nuevo armario a Narnia. O tal vez fue mi profesor de filosofía que con sus exámenes me demostró que podía escribir 15 hojas en 2 horas sin que se me cayese la mano o tal vez fui yo y que las letras siempre las tuve metidas en algún recoveco no tan profundo de mi alma, porque reencontrarme con ellas no fue tan difícil como podría parecer. 

ME PROPORCIONA UN DESAHOGO ÍNTIMO

Cuando escribimos un Diario, nos permitimos hacerlo sin juicios. Sin temor al qué dirán, sin el miedo a la crítica. Es un momento único, íntimo entre mi libreta, yo y mis demonios. Lo que no me permito decirlo y hasta ni pensarlo, en la escritura fluyen. 

 

 PUEDO APREHENDER CONOCIMIENTO CON MAYOR FACILIDAD  

Esta comprobado que nuestro cerebro trabaja más cuando usa la mano para escribir y esto también se traduce en una mayor aprehensión del conocimiento. Aquí un artículo.   Cuando te llega una idea, concepto o información, el pasarla a papel te ayudará a repensarla y resignificarla. Hacer tu propio conocimiento.  Además, la escritura conectada (dígase cursiva) permite el flujo continuo de pensamientos y el pensamiento adelantado mientras tomas notas. Tienes otro artículo aquí. 

ORGANIZO, SINTETIZO Y JERARQUIZO IDEAS. 

Cuando tecleamos, está comprobado, nuestro cerebro no genera  el mismo recorrido neuronal, dígase de manera linda: Trabaja menos. Flojillo ese. Por aquí tienes otro artículo.

Escribir me ayudó muchísimo para organizar mis ideas, no solo mis actividades, sino mis problemas. Su práctica mejoró mi capacidad para sintetizar mis discursos (Hablo demasiado y en muchas ocasiones me era difícil llegar al grano del asunto) y también a priorizar, aprendí a definir qué era lo verdaderamente importante y qué podía aplazar. Incluso, en un nivel más avanzado, puedes identificar qué situaciones son derivadas de otras. 

Así no comenzarás a arreglar la casa por el tejado, pues tendrás claros los cimientos a mejorar. Y por supuesto, no te ahogarás en el mar de tu bruma mental.

 

MEJORA MI CONCENTRACIÓN Y RETENCIÓN. 

Nada que no se haya dicho ya. Al escribir retenemos mejor la información y principalmente conseguimos que permanezca más tiempo con nosotros. 

Aquí tienes un PDF más extenso. 

ESTIMULA EL MÚSCULO CREATIVO.  

¡Of course! Gracias a la escritura descubrí que mi idea de la Creatividad había estado truncada toda mi vida. Que no tenía que ver con hacer dibujos bonitos ni poner chulas las libretas. Que hacer manualidades y combinar colores no era la única forma de demostrar que se es creativa. 

Para mí, escribir tiene un fuerte componente de creatividad, incluso más que las artes plásticas (amén de otras posturas) pero si encima combinas esto con la parte gráfica de tener un Journaling, ya la hiciste. Aprenderás a llevar una vida creativa ¡Y eso es muy satisfactorio! 

ES FÍSICO, SENSITIVO ¡MÁGICO! 

Lo siento, pero aquí la escritura a mano se lleva todas las de ganar. Mientras que escribir con el teclado táctil o el de escritorio se ha vuelto rutinario, escribir a mano es una experiencia que lleva más de todos tus sentidos. Desde la búsqueda del material, los elementos que te hacen sentir cómoda o con los cuáles expresarte. ¡Hasta el grosor de tu pluma influye en el resultado final! 

¿Tinta, plumón, acuarelas? ¡Lo tocas, lo hueles, lo sientes! La textura del papel, el olor a tinta, el momento que te das a ti para tomar entre tus dedos tu pluma y mover esa muñeca. 

 

MEJORÓ MI AUTOPERCEPCIÓN

Dedicarme a escribir a mano para mi misma ha sido una de las mejores cosas que he podido hacer por mí. Aunque suene a exageración, me hace muy feliz, me hace sentir en paz, me hace sentir acompañada, me hace pensar que me quiero más, que me preocupo en verdad por mí. 

Porque el invertir todo ese tiempo, dinero y mimo a mi interior, me dice de forma indirecta, que me estimo y por ello me doy mis espacios, me respeto y priorizo mi bienestar. Esto lo sientes y también aprendes a transmitirlo. 


CONCLUYENDO

Aunque llevo años escribiendo historias por placer en computadora, sé de sobra que no genera el mismo impacto en mi vida. 

Más de una me ha contado que se le dificulta escribir a mano su Journaling, que no encuentra el tiempo o se cansa rápido, que le resulta más cómodo hacerlo en un archivo en la nube y que así tiene su Diario Personal ahí donde vaya. 

Para mí, escribir un Diario personal tiene que ser sí o sí a mano. Se trata de estimular nuestra mente, nuestro ser, de convertir "La experiencia de escribir" a "Escribir como experiencia" 

¡Toma esa pluma querida, y déjate de excusas!