¿Por qué no puedo dejar mis celos?

¿Has intentado superar tus celos sin resultados positivos? A estas alturas te has visto 500 videos de youtube y leído unos 3 libros del amazon, pero no consigues dejar de ser celosa ¡Y no entiendes por qué!

Ya te dijeron que es tu baja autoestima, que es tu falta de confianza, que son mil cosas que tienen que ver con el amor propio… ¿Y si te dijera que no es así?

SECRETO DE LOS CELOS-01.jpg

Puedes escuchar el episodio de mi podcast dedicado a este tema (Y psst, sígueme en spotify y así no te pierdes de nada!)

Ya lo sé. 

Un día eres la princesa de la casa y al siguiente eres la tipa rota que mendiga amor en las amistades c*leras y los chicos malos que no te tocarían ni con un palo. 

La adolescencia es una época jodida no porque queramos, es porque nos saca por primera vez del seno hogareño y nos empuja a una selva de concreto. En esta etapa se afianzan los miedos, las inseguridades y las anécdotas que marcarán, consciente o inconscientemente, nuestra vida adulta alrededor del amor. 

Y el amor en la adolescencia, es una putada. 

El amor en la adolescencia es inseguridad, mezclada con hormonas locas en un cóctel de malas decisiones. ¿Qué aprendiste del amor en tu adolescencia? 

Espero que cosas buenas. 

Porque vaya, luego aprendemos sobre exceso de celos, relaciones sin futuro & desconfianza llevada a la 5ta potencia. 

Hoy replicas patrones de conducta, sigues dudando de ti misma, desconfiando de quién eres, sigues exagerando tu entorno y viendo enemigos donde no los hay. Si tu pareja no te contesta el mensaje, si sale sin avisarte, si regresa tarde... son conductas tomadas como alerta máxima.

El ciclo vicioso

Ves el horizonte como un campo minado. Pierdes el apetito, lloras a escondidas, te enojas en exceso, le reclamas, le gritas, él te grita, vuelves a llorar a escondidas. Le revisas el celular, él se enoja y bloquea el acceso, tú sientes que es señal clara de infidelidad. Le reclamas, él te explica por milésima vez, te enojas más porque ¿te cree tan ilusa?, le gritas, te grita, pasa la noche sin dirigirte la palabra ni escribirte, lloras a escondidas. 

Fuck. 

La novena vez que esto sucede, ya no son solo los celos. Eres tú la que se siente con el alma en el cuello. Eres tú la que se martiriza con la idea del abandono, honestamente, a esa altura da igual tu pareja. Tú eres la que se siente en el fondo de un pozo, hecha pedazos. Y no tienes idea de cómo reconstruirte. 



olla-ky-279051-unsplash.jpg

Los celos son autodestructivos

Por más que sabes que los celos son enfermizos y te causan un estrés incomparable, no logras "erradicarlos" siguen acosándote como la idea del monstruo debajo de la cama cuando tenías 3 años. 

¿Por qué, aunque sabes que son el diablo, sigues sin buscar ayuda profesional? 


¿Por qué, aunque intento, no logro dejar de ser celosa?

Te contaré algo grotesco que aprendí. 

Los seres humanos tenemos una capacidad adaptativa llamada Homeostasis, que básicamente nos ayuda a volver a nuestro equilibrio. 

¿Qué es volver al equilibrio? Que si algo te saca de tu zona conocida, si algo te desestabiliza o te pone en peligro, toda tu maquinaria interna y externa intentarán volver a la normalidad.

Aquí todo muy cool, muy lindo, muy funcional.

¡Es supervivencia!

Pero es como una IA, aprende de tus patrones de conducta, así que si para tu cuerpo es "normal" ese nivele estresante de celos, de peleas, de sensación de angustia permanente, cuando no la sientas, cuando no esté presente, tu cuerpo buscará automáticamente regresarte a este estado de locura. 

Porque tu cuerpo cree que es lo "normal" y que es ahí donde tiene que ayudarte a volver. Y es cuando te ves provocando peleas, celándole a la mínima oportunidad o por motivos que él ya te ha explicado mil veces. 

Es como si te sintieses menos ansiosa celandole, que no. 

Te da más estrés no tener peleas que tenerlas. 

¿Sabes por qué? Porque ese amor de adolescencia que te conté, suele enseñar eso. Porque nuestros padres y sus peleas por cualquier tontería, también nos enseñaron eso. El amor se mantiene peléandose, no hay otra forma. 

¿Qué hago si no lo celo? ¿Qué hacemos si no peleamos? ¿Cómo me relaciono con un hombre si no es desde estos parámetros de desconfianza y miedo? 

Nadie nos ha enseñado a tener relaciones donde las cosas vayan bien. Ir bien, muy bien, asusta. Pensamos de inmediato que estar tan bien es imposible, que algo tiene que pasar y si no pasa ¡Pum! Lo provocamos. 

¿Te suena conocido? 

Los celos son algo más complejo que simple y básico "control" o "miedo", son un montón de elementos. Cada persona tiene los propios y para aprender a vivir con ellos, primero tienes que entender por qué sientes lo que sientes. 

Para enseñarle a tu cuerpo y mente que ese no es el estado en el que quieres estar ;)