¿Qué implica ser auténtica?

Hablar de autenticidad es más complicado que decir "Sé tu misma" ¿Porque, qué implica ser tú misma

Podríamos empezar por una pregunta ¿Estás en una vida en la que sientes que eres exactamente como quieres ser?

¿Alguna vez te has tomado el tiempo para pensar qué significa vivir desde la autenticidad?

Siempre pensé que sabía lo que era vivir auténticamente, creí erróneamente que tenía que ver con no hacer lo que se me decía que tenía que ser. Ir en contra de lo establecido. 

Al inicio funcionó, pero en la rebeldía no está la esencia de quien eres. Ir en contra solo deconstruye una parte, la otra implica construir y encontrar tu verdadero yo. 

ser autentica-02.jpg


¿De qué hablamos cuando nos referimos a autenticidad?

El diccionario dice: "Auténtico. Que es realmente lo que parece o se dice que es".

Hablamos entonces de una correlación, de una imagen, una actitud, una parte interna que se demuestra. 

Esto viene a ser que hay algo, dentro de ti, que es lo que realmente eres y que ser auténtica tiene que ver más en qué tan fiel eres a esa esencia. 

El esencialismo es viejísimo, de hecho la idea nace en la antigua Grecia con Aristóteles.  

Lo que propone es que cada objeto tiene una esencia que es lo que lo hace ser lo que es y no cualquier otra cosa. Todo aquello que puedas quitar o agregar sin cambiar de manera esencial el objeto es un accidente. El color de una manzana, por ejemplo, es accidental. Una manzana puede ser roja, o verde, o amarilla, y sigue siendo una manzana. El color no altera su esencia.

Lo mismo ocurre con las personas. 

Tú eres quién eres porque tienes una esencia que es la que conforma tu identidad. 

Eres tú y no eres otra persona precisamente porque posees esa esencia. Si mañana te cortas el pelo o te operas la cara, tus amigos seguirían reconociéndote porque tu pelo y tu aspecto son accidentes.

Ahora, para este filósofo la esencia venía dada por defecto al objeto, lo que vendría a ser que tú ya naciste con una esencia inalterable. Para mí, esto es falso. 

Hay una esencia, la hay. Pero necesitas también construirla. Eres libre de formarte a ti misma y definir quién eres en esencia. No estás prediseñada totalmente. 

Ser auténtica es ser exactamente lo que eres: Respetar la esencia de la mejor versión de ti misma con cada acción, decisión e intención.

¿Cuántas de nosotras somos capaces de comportarnos así el 100% del tiempo?

...

¡Tocuhé! Is so Complicated.

Entonces, si no podemos vivir auténticamente el 100% del tiempo ... ¿Cómo estamos pasando nuestro tiempo?

Estamos pasando nuestro tiempo en piloto automático.


¿Qué personaje has jugado?

El piloto automático es la construcción de un papel, podemos llamarle personaje pero también, si deseas, decirle armadura de la personalidad.

Esta armadura / personaje es creado de forma inconsciente en algún punto de tu infancia. Te permite sobrevivir y te da lo que sientes que careces.

Y es que la construcción de tu identidad, cuando eras una niña chiquita, estuvo marcada por la necesidad de amor. ¡El amor mueve montañas! Y nos pasa a todas las personas.

Porque cuando somos bebés dependemos íntegramente de los adultos que nos cuidan, lo que nos enseñan y cómo nos sentimos amados.

yiran-ding-726220-unsplash.jpg

Esta necesidad de cariño nos posiciona en una idea compleja

“¿Qué tengo que hacer para ganarme el amor?” o “¿Qué tengo que hacer para no sufrir por la ausencia de cariño?”💔

Y, con mucha seguridad, la respuesta está en los elogios o descripciones que recibías de los adultos en tu vida. “Fulanita es muy disciplinada” “Juanita es super bien portada / responsable / cariñosa / inocente” .

E inconscientemente asumiste que ese “papel” te acercaba al cariño. Entre más fueras eso, más elogios y atención recibías. Así que te dedicaste a perfeccionarlo, a encajarte más en la versión del personaje. 🌙

Así serías la chica más responsable, controladora, disciplinada. La que resuelve conflictos y es útil. Entre más útil, más querida y admirada.

O serías la chica más buena, más obediente, nunca dirías ni harías nada contra la autoridad. Entre más obediente, más querida y protegida.

O serías la eterna víctima, entre más te lastimaran más atención y cuidado recibías.

O tal vez fuiste la ruda, la que determinó que NO QUERÍA el cariño ni la atención de los otros, así que te convertiste en la fría, la independiente, la agresiva. Entre más agresividad… menos posibilidad de recibir daño.

¿Qué personaje has jugado? ¿Qué armadura te has puesto? Aquí te dejo algunos post relacionados.