¿Qué pasa si llevas los pantalones en la relación de pareja?

Ser la que lleva los pantalones en la relación de pareja, indica que sientes o eres percibida como la dominante de la relación.

Lo mismo aplica si a tu pareja le has dicho o le dicen “La mujer de la relación” como si forzosamente hubiera que equilibrar los dos roles pre establecidos en una pareja. Como lo veas eso hace referencia a que él es bastante emocional, hace más dramas que tú o básicamente, es más sumiso.

Mientras que tú estás imponiendo el liderazgo de la pareja, eres quien lleva las riendas y decides lo que se hace y como se hace. ¿Está bien o mal ser así? Descúbrelo en este episodio.

pantalones relación-04.jpg

¿Qué es dominar la relación?

Dominar la relación es el acto que uno de los dos ejerce para tener el control de la pareja. Es que uno de los dos toma la mayoría de decisiones y el otro miembro acepta las condiciones y pone de su parte para alcanzar las metas que determinó la pareja. ¿Es bueno, es malo? ¡Ninguno! la pregunta que deberías hacer es ¿Nos funciona?

En el 2017, la comunicóloga Norma Macías hizo una investigación de la que clasificó las diferentes formas de relación. Los dos parámetros fueron la interacción entre ambos miembros & el nivel de satisfacción.

La investigación arrojó que muchas parejas se sentían plenas en una interacción de tipo colaborativo y muchas otras, en un estilo dominante.

¿Puedes creerlo? Tanto para los investigadores como para mí, fue una sorpresa. Durante muchos años se había difundido la idea de que las parejas sanas y felices eran las que colaboraban mutuamente.

Escuchar que había personas que se sentían felices y bien en una relación donde no tenían que liderar y que podían delegar las decisiones, era cuando menos, impactante.

Como mujer ¿Puedo dominar la relación?

¡Por supuesto!

Si ya era algo sorprendente que las relaciones de dominación pudiesen considerarse “satisfactorias” podría haberlo asociado con una cultura tradicional en la que la mujer es quien solía ser más sumisa y depender del esposo para múltiples cosas. Pero que muchos hombres reflejaran estar felices en una relación donde ellos son más pasivos… ¡Era emocionante!

Y no me refiero solamente a los jóvenes, sino que hombres entre los 45 y 67 años vivían modelos de relación así y sentían que sus relaciones funcionaban y les hacían felices.

Ahora, tenemos que entender la diferencia entre las relaciones dominantes y las relaciones tiránicas, porque tanto hombres como mujeres somos propensas a llegar a este tipo de conductas.

Ser la dominante ¿Arruinaría mi relación?

Históricamente no es común que las mujeres lideren la relación, basta con mirar en tu pasado familiar para descubrir que muchas de las mujeres de tu familia no te podían enseñar a liderar una, porque carecían de la experiencia.

Esto no significa que sea malo, solo que probablemente cometerás muchos errores antes de encontrar tu propia forma.

Además, no todos los hombres están de acuerdo en este modelo, si tu pareja es dominante también, con mucha probabilidad tendrán que ajustar su relación a otro modelo o eso será una constante lucha por quién tiene el control.

Y por último, tomar en cuenta si tienes una necesidad de control que está alimentada por los miedos e inseguridades. Es diferente cuando tu temperamento tiende a dominar, a cuando lo haces desde la herida o el temor, por ejemplo después de una infidelidad.

Liderar desde la ira o el miedo no es liderar, es controlar. Y esto sí puede arruinar tu relación.