¿Qué tan difícil es poner en palabras lo que les molesta, irrita, duele y desespera del otro?

Pues por los resultados obtenidos durante la terapia, es más complicado de lo que nos gustaría pensar. Interfieren muchas variables que poco a poco van convirtiendo problemas cotidianos en tremendos malentendidos que pueden ser incluso imperdonables y destrozan la relación.

  1. Desde asumir lo que piensa el otro.

  2. Sentirnos la víctima en la relación.

  3. Callarnos por miedo u orgullo.

  4. Creer que nuestra pareja entiende qué está pasando y que ve todo como una lo ve.

  5. Ocultar información por no saber cómo expresarla o por temor a las consecuencias.